Entrada destacada

Libro "La No conformidad y los arrebañados"

Booktrailers Rar@ Puntos de venta Versión física Librerías en C.A.B.A Rayo Rojo Librería (Bond Street) Lugar Del Libr...

10/5/17

Mi vida es un grito

Cada vez me siento decepcionada me vengo a escribir. Y grito también.
No es que no tenga con quien hablar, solo que ¿para que molestar con mis mierdas internas a alguien? Si en definitiva, cuando le hablas a alguien, por mucho que te comprenda, sigue siendo el otro de Sartre.
Es poca la gente que sabe escuchar.
No quiero decirle esto a nadie, porque no busco una respuesta. Postear lo que siento en una red social, solo generaría comentarios, buenos o malos, da igual, comentarios, no quiero comentarios, ni me interesa un oído en particular. Quiero arrojarlo al vacío, al mar de personas ocupadas con sus propias mierdas. Nada más. Un grito contra la pared, y que el rebote me deje atontada por unos minutos. Que las razones se aglomeren en un zumbido insoportable, y no me permita mas que dormir. Necesito dormir.
No tengo un mensaje, no estoy enojada con nadie, no tengo nada que aclarar ni charlar. Perdí el vacío compasivo y volvió el dolor. Al menos aprendí a no vomitarlo en la cara de nadie, porque de esas cosas uno después se arrepiente. Los rayes pasan y las personas, las que sienten igual, quedan.

Tendría que haber sido drogadicta de vida corta.

Puedo verme en los ojos de cualquiera. Suena a revelación espiritual, ya que tantos parecen querer verlo. Pero, nadie te avisa que eso genera darse cuenta de que, si el otro también soy yo, entonces estamos solos. Siendo todos espejos y aspectos propios. Estamos solos porque somos uno.
Si son ciertas todas esas teorías de que un Uno se dividió en millones de partes, para experimentarse a si mismo desde todos los puntos posibles; puedo asegurar porqué lo hizo: porque se sentía solo.
¿Qué mejor manera de dejar de sentirse solo, que separarse en partes infinitas, que olvidaran que son lo mismo? Un puto genio el Uno.
Entonces, hacerse consciente de ser uno, salirse del juego de la dualidad, nos devuelve a un estado ... de muerte de la emoción y la razón.  ¿Qué se hace con el existir cuando ya no tiene caso pensar y sentir? Y soy consciente de que esta verborragia es para seguir engañándome a mi misma de que no da igual.
Que suerte tengo hoy que puedo tener una crisis existencial, otros días no puedo hacer otra cosa que sobrevivirle a las migrañas.
Somos polvo de estrellas.
También la caca,  los abusadores de menores, y los misiles.
A veces los filósofos de facebook se zarpan tanto en hippies que dan ganas de cagarlos a trompadas.

Hay días que puedo sentirme feliz de estar viva, por el único motivo de tener un rico café.
Supongo que querer vivir o morir están a una decisión, a un neurotransmisor de distancia.
Si me golpeara la cabeza lo suficientemente fuerte, quizá despierte creyendo que soy un árbol. ¿Y que carajo de mística tiene una existencia que pende de un hilo tan vulgar? Un mal golpe contra una repisa y listo, incluso Tesla quedaría pelotudo.

Muchas veces pienso en Tesla y su paloma. Creo que la amaba como yo a mis ratas, mientras los demás apenas las perciben como seres vivos.

No vale la pena enojarse por ideas en la cabeza de otros, porque lo mas probable es que cambien antes de salirse al mundo real. Son las acciones las que pesan en esta realidad. El preludio de ideas es cosa para ser vigilada, nada más. Si la gente dejara de revolear insultos a causa de las ideas, quizá no tendrían que lidiar con sus consecuencias. Qué útil es aprender a dejarlas pasar como una tormenta.

Me viene a la mete la letra de Silent Scream de Royal Hunt. Mi vida es un grito silencioso gran parte del tiempo.
Cuando canto me elevo de este planeta violento.
Cuando escribo en mis cuadernos quiero apuñalar la pila de hojas.

Sé cantar como si nadie me escuchara, y escribir como si nadie me leyera, porque en realidad, fantaseo que nadie lo hace.

Mañana será otro día. Espero que uno con un buen café.


Publicar un comentario